El Gobierno admitió que los billetes de las nuevas aerolíneas autorizadas no son baratos, pese a que promocionan lo contrario. El subsecretario de Planificación de Transporte Interurbano e Internacional de Pasajeros de la Nación, Eduardo Parodi, explicó que en la Argentina "hablar de aerolíneas low cost es aventurado" y consintió que se trata de un tema "más periodístico que real".

El funcionario justificó esa posición al señalar que, para una operación bajo costo, las nuevas empresas que pretendan operar en el país "deberían contar con ciertas condiciones, que aún no están dadas en el mercado aerocomercial argentino".

LEER MÁS: Caso Avianca: avanza la investigación contra Macri

"Por ejemplo, tendrían que tener aeropuertos alternativos y la relación con los gremios debería ser distinta. Además, no hay tanta demanda para cubrir todos los horarios", indicó Parodi. El funcionario se expresó así en el marco del VII Congreso Internacional de Ciencias Económicas, que realizó la Universidad de Belgrano. Además, Parodi señaló que "la única aerolínea que incluye en su plan de negocio la operación con aviones chicos (típicos en los servicios bajo costo) es Avian".

Respecto de los aspectos que imposibilitan este tipo de operaciones en el corto plazo, dio como ejemplo que "Fly Bondi quiere volar con aviones Boeing 737-800 desde el Aeropuerto de El Palomar, que no está operativo".

En febrero de este año, el Gobierno oficializó el otorgamiento de rutas a tres aerolíneas "low cost" o de bajo costo: se trata de las empresas American Jet, Andes y Alas del Sur, que obtuvieron licencia para operar en el país por los próximos 15 años. También las compañías Avianca y Fly Bondi formularon pedidos para brindar servicios de cabotaje e internacionales.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) aprobó en a principios de este año un total de 135 rutas aéreas -tanto locales como internacionales- para las aerolíneas "de bajo costo", pero hasta el momento los vuelos no han comenzado.

En esta nota