El Gobierno reconoció hoy que le "encantaría ver signos de reactivación más sólidos", aunque resaltó que "la peor pérdida de poder adquisitivo ya pasó" y se mostró esperanzando por "la confianza de la gente y de los mercados de capitales".

"Me hubiese gustado tener signos más claros de reactivación a esta altura del partido", confesó a NA un importante funcionario nacional cercano al presidente Mauricio Macri.

Desde el Gobierno atribuyen la falta de señales sólidas de reactivación a una serie de factores: "La cosecha fue 10 por ciento menor que la del año pasado; Brasil estuvo pésimo y eso nos pega mucho; y el modelo se basa en aumentar las inversiones y exportaciones y eso es una porción chica de la torta".

"La población nos está teniendo paciencia y también tenemos la confianza de los mercados de capitales", celebran en Balcarce 50, para contrarrestar la de "brotes verdes" en la actividad económica.


Respecto a la situación interna, el funcionario consideró que "la peor pérdida de poder adquisitivo ya pasó" y precisó: "Hoy la inflación interanual es del 37 por ciento y estimamos que va a terminar en 34 puntos. La gente sintió alivio por esa caída de la inflación".

A la vez, ratificó la intención de "reducir el déficit" y planteó que el Estado destina gran cantidad de dinero a empresas que en la actualidad no brindan grandes beneficios, no sólo económico sino tampoco productivos.

"¿Qué es más progre: Darle 45 mil palos a Fadea (Fábrica Argentina de Aviones), a Tandanor, que son empresas donde trabajan pocas personas, o asfaltar todas las calles de todos los conurbanos de todo el país?", planteó.

En esta nota