El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, bajó su lista de diputados nacionales de los próximos comicios legislativos de octubre, a partir de un acuerdo con la Casa Rosada para perjudicar al peronismo local, referenciado con el kirchnerismo.

En las últimas PASO, el Frente para la Victoria (mantuvo ese nombre en la provincia patagónica) obtuvo el 40,75% de los votos válidos y fue seguido por Cambiemos, que alcanzó solo el 19,3%. En tercer lugar se ubicó el oficialismo local, del frente Juntos Somos Río Negro, con un 18,48%.

Por el sistema D'Hont, de repetirse esos guarismos, el FpV obtendría las dos bancas en juego en octubre, pero una mejor performance de Cambiemos le permitiría, aun con una derrota, que el reparto sea de 1 banca para el peronismo y 1 para la alianza entre el PRO y los radicales.

Es por eso que la Casa Rosada llegó a un acuerdo con el gobernador Alberto Weretilneck para que baje su lista de diputados, con la esperanza de que la mayoría de esos votos vayan para el oficialismo nacional.

Juntos Somos Río Negro emitió un comunicado en el que reconoce que "el clima de polarización prevaleció en todas las provincias, marginando otras opciones". "A eso parece limitarse el debate político nacional: Macri o Cristina", remarca con algo de resignación.

En diálogo con Clarín, Weretilneck especuló que la salida de su partido de la contienda electoral podría beneficiar a Cambiemos. "La composición de nuestro electorado me lleva a pensar eso", admitió.