Las compras realizadas por argentinos en el exterior alcanzaron en el primer bimestre del año los U$S 790 millones, lo cual significó un aumento interanual del 55%. Los gastos de los argentinos que eligieron ir de vacaciones fuera del país crecen 107% en comparación con el primer bimestre del 2015, de acuerdo con datos de la consultora Oikos.

"El gasto de residentes con tarjeta de crédito en el exterior ha crecido sobremanera en los últimos años por la profundización del atraso cambiario, que se ha traducido en mayores ingresos promedio en dólares de la clase media en adelante", apunta Juan Ignacio Fernández, economista jefe de esa consultora, en diálogo con La Nación.

El precio nominal del billete norteamericano, en el mercado de cambios, se mantiene al mismo nivel que al que había llegado a tener hace un año, teniendo como contrapartida que los gastos para veranear en el país aumentaron por el crecimiento de la inflación.

LEER MÁS: Por Precios Transparentes, las ventas con tarjeta se desplomaron 30% en febrero

Especialistas en consumo señalaron que en el saldo de consumos financiados en moneda extranjera con tarjetas, impactó en forma fuerte las compras de argentinos en Chile, lo que llevó a posicionar esa plaza como la más elegida en la última temporada veraniega.

Chile fue esta temporada el destino más elegido, superando a Miami y a Río de Janeiro, que se había posicionado muy bien en los últimos años a partir de la caída del real, teniendo como epicentro a la provincia de Mendoza. La compra de argentinos en Chile es elocuente del fenómeno, básicamente porque pone en evidencia el impacto que tiene la inflación en dólares de nuestra economía.

A los gastos en turismo se suma el de la importación de productos desde el exterior, que se incrementó luego de que el gobierno flexibilizara el sistema de compras denominado "puerta a puerta" que se realiza por Internet. Estas compras se intensificaron por el elevado diferencial de precios que tiene la Argentina donde los productos son mucho más caros que en otros mercados.

El gasto con tarjetas de crédito se vio impulsado también por la eliminación del recargo del 35% que se aplicaba en el gobierno anterior, cuando regía el cepo cambiario.

También incidió la licuación de la devaluación del peso que devino de un dólar planchado mientras se acumulaba una inflación del 41%. Según economistas, los gastos por turismo suman en los dos primeros meses del año alrededor de U$S 2.000 millones, según las cifras del Banco Central.

En esta nota