El año comenzó con una batería de incrementos en todos los servicios públicos, y los meses siguientes la tendencia se mantendrá igual. Todavía hay mucho por aumentar, entre ellos el Subte que tiene frenado momentáneamente un tarifazo. En este marco, algunas consultoras privadas resolvieron corregir hacia arriba sus proyecciones.

Para enero, los economistas estiman que el índice que mide el INDEC se ubicará cercano al 1,8%; y para febrero, que podría llegar a ser del 2%. Con esto, el ritmo de inflación del verano -medida por privados- se acerca hoy ya al 25% anual, algo por encima del 18% con el que había terminado el 2016, publica el diario Ámbito Financiero.

La tendencia hacia esa cifra, de confirmarse en los próximos dos meses, complicará al Poder Ejecutivo que pretende aferrarse a las metas que fijó el Banco Central para este año y plantear una pauta del 18% en salarios.

"Corregimos recientemente hacia arriba nuestra proyección por el anuncio de subas de precios regulados: en enero, la nafta, y en febrero, la electricidad y las prepagas. La inflación se ubicó alta en enero por suba de servicios y porque hubo mucha remarcación de principios de año", comentó el economista jefe de Elypsis, Gabriel Zelpo.

Para Bein & Asociados, existen "factores estacionales" que le ponen presión al índice de precios en enero y marzo. Para el primer mes del año calcularon que quedará ubicado entre 1,8% y 1,9%. Y para febrero, si bien no tienen proyecciones, ya descuentan que las subas en electricidad y prepagas agregarán un punto porcentual.

Desde Analytica, en tanto, le señalaron al matutino que apuestan por una inflación del 1,6% tanto para enero como para febrero, que marcaría un ritmo cercano al 21% anual. Pero advierten, en cambio, por una inflación núcleo que tampoco este mes lograría quebrar el piso de 1,7%.

El Banco Central determinó que, para 2017, la meta será de entre 12 y 17% de inflación. En las expectativas que había medido en diciembre, el mercado ya pronosticaba una suba de precios del 21%, que se ubicaba al menos cuatro puntos porcentuales por encima del objetivo oficial.