El secretario de Empleo, Miguel Ángel Ponte, quien pidió que emplear y despedir sea tan común como "comer y descomer", calificó a las pasantías de "prostibularios". Esta semana, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, justamente propuso crear 300.000 puestos de trabajo transitorios. Pero además, el polémico funcionario comparó a los trabajadores con "canelones".

Embed

Ponte había participado de una disertación en mayo en la Facultad de Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Allí, según trascendió hoy a través de una nota en Política Argentina, habló del mercado laboral como una fábrica de pastas.

LEER MÁS: Triaca quiere más pasantías, pero niega que flexibilice el trabajo

"Si yo soy una fábrica de pastas y no sé si vender ravioles, canelones, ñoquis o tallarines, ¿qué tengo que hacer? Pasta", se respondió el secretario. "Cualquier empresa industrial de cualquier tipo necesita como perfil de base una persona que tenga determinadas competencias mecánicas, determinadas competencias eléctricas y un mínimo de competencias electrónicas. No sé para qué empresa va a estar, pero sé que si tiene eso después lo puedo convertir en raviol, en tallarín o en canelón", graficó.

Al referirse al sistema de contratación temporal, el ex director de Techint dijo: "Si quieren le cambiamos el nombre 'pasantías' por todo el sentido prostibulario que trae la década del 90". El lunes, Triaca puso como objetivo para este año que las empresas contraten 300.000 pasantes, que son más baratos para las compañías por no tener paritarias ni aportes patronales.

El domingo, Ponte opinó que "la posibilidad de entrar y salir del mercado laboral hace a su esencia, como comer y descomer".