Diputados del Frente para la Victoria presentaron un proyecto de ley que busca evitar el conflicto de interés y la incompatibilidad de los ejecutivos de empresas nombrados en cargos públicos, particularmente aquellos que ejercen como funcionarios en las mismas áreas de trabajo en las que se desempeñaron en la actividad privada. En pocas palabras, busca prohibir la Ceocracia.

La iniciativa, impulsada por el mendocino Guillermo Carmona, lleva la firma de otros once diputados del bloque, y forma parte de un paquete que incluye una iniciativa complementaria para crear una comisión bicameral que controle a la Oficina Anticorrupción que dirige Laura Alonso.


"Los grupos económicos suelen implementar mecanismos para direccionar o influenciar las políticas del Estado en favor de sus propios intereses, y uno de ellos es la incorporación masiva de CEOs de grandes empresas en puestos claves de la función pública, o el mecanismo inverso de llevar funcionarios clave (con acceso a datos e información privilegiada) a empresas privadas al término de su cargo", señaló Carmona.

El diputado destacó que "estas prácticas aumentan el riesgo de tráfico de influencias e información, y de que se produzcan conflictos de intereses que pueden perjudicar el bien común, y son la expresión de una nueva forma de gobierno donde las decisiones del Estado son cooptadas por los intereses de las corporaciones, la ceocracia".