El Fondo Monetario Internacional ratificó su "pleno respaldo" al programa monetario para combatir la inflación puesto en práctica por el Banco Central. El director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, expresó el apoyo del organismo en el marco de la visita de una misión para retomar el análisis de la economía argentina.

"Hoy el BCRA se mueve de manera correcta para que la inflación sea consistente con sus metas", dijo el alto funcionario del organismo multilateral de crédito. Werner participó este jueves de un seminario de economistas de toda América Latina que se desarrolla a lo largo de la semana en Buenos Aires.

Ante los economistas, Werner sostuvo que el "el plan antiinflacionario del BCRA es un proceso largo pero ya lo vimos funcionar en la región", dado que Chile lo puso en práctica a inicios de los años 90.

Según el funcionario internacional, "la inflación de Argentina del 20-25% anual es una anomalía en los mercados emergentes" y agregó que es estrictamente necesario combatirla porque "genera incertidumbre para proyectos de mediano plazo en el país".

LEER MÁS: La inflación no cede: los precios ya subieron 20% en lo que va del año

"Argentina está en la estrategia correcta, que ya dio sus primeros frutos al normalizar la balanza de pagos, moverse a mecanismos de objetivos para bajar la inflación, liberar el cepo cambiario, aplicar cambios regulatorios a nivel sectorial y poner el énfasis en infraestructura", agregó Werner.

Además, analizó que "el rebote de la inversión muestra que el sector privado pone el dinero en la estrategia de Argentina", a pesar de que la inversión real extranjera directa aún se encuentra muy relegada.

Werner apoyó al jefe del Banco Central, Federico Sturzenegger, dos días después de que el funcionario argentino decidiera un endurecimiento de la política monetaria por la persistencia de la inflación núcleo.

El BCRA decidió el martes un nuevo apretón monetario, llevando las tasas de política monetaria al 28,75% anual, lo que es una señala clara de compromiso con alcanzar las metas de inflación no ya de este año, sino las de 2018.

En esta nota