Antes de retirar su misión del país, el FMI le dejará duras críticas al Gobierno por sus más importantes políticas fiscales y monetarias, algunas de ellas promesas de campaña que incumplió.

"Van a dejar un mensaje severo, pero quieren hacerlo en tono amistoso después de tantos años que no les permitieron cumplir con el artículo IV (revisar las cuentas públicas)", confió a El Destape una fuente cercana al grupo que encabeza el italiano Roberto Cardarelli.

LEER MÁS: Moody's advierte que el Gobierno mantendrá alto el déficit fiscal

El Gobierno le permitió al Fondo analizar las políticas económicas luego de casi 10 años. Pese a que Argentina nunca abandonó su silla dentro del organismo, desde la cancelación de la totalidad de la deuda en 2006 se negó a la interferencia del FMI en la economía local.

El ente multilateral de crédito dejará varias revisiones. La más importante será de la política fiscal, donde serán especialmente críticos, dado que el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, mantendrá el déficit muy elevado tanto este año como los subsiguientes.

También cuestionará el tipo de cambio, que considera "atrasado", explicó una fuente que accedió a los documentos finales. Al asumir, Mauricio Macri ordenó una devaluación de casi el 50%, pero se trasladó casi en su totalidad a precios. Es por esto, que consideran que el Gobierno debería realizar otra para que los productos locales sean competitivos.

El alza del dólar de diciembre disparó la inflación y generó un efecto residual en los meses siguientes. Sin realizar la conexión entre ambos temas, Cardarelli le recordará a Cambiemos que la cifra es preocupante.

Este será el último día de la misión del FMI en la Argentina. Para coronar la visita y tener su foto junto a Prat Gay llegó el director del Departamento Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner. El argentino nacionalizado mexicano fue designado en ese cargo desde 2013 y fue la figura que verdaderamente estaba detrás de la revisión de cuentas.

En esta nota