Luego de que Mauricio Macri aceptó su renuncia, el ex juez Carlos Rozanski denunció "presiones" por parte del Gobierno para desplazarlo del cargo. "Hoy se presiona a algunos jueces para disciplinar. Es un ambiente muy especial y conservador el de la Justicia", advirtió.

Rozanski fue uno de los jueces que condenaron a Miguel Etchecolatz, Chrtistian von Wernich y Jaime Lamont Smart por crímenes de lesa humanidad. Hasta el momento de su dimisión, era investigado por el Consejo de la Magistratura por maltratos a los empleados, acoso, licencias injustificadas y dilación en las causas.


"Se veía venir [mi renuncia]. La presión se ejerció de distintas maneras", expresó el ex juez en diálogo con Radio 10.

Y agregó que hubo complicidad entre el poder político y parte del periodismo que reveló las denuncias en su contra: "Hay dos hilos comunes: el dinero y la ideología. Medios de comunicación que tienen una historia que hay que revisar y un proyecto económico que generó el terrorismo de estado en los 70 y que hoy es el proyecto de exclusión que se está generando".

En esta nota