La masiva marcha de la CGT que terminó en escándalo generó la bronca de los sindicalistas de base. Los trabajadores que fueron a la calle para que la central sindical confirmara un plan de lucha contra el ajuste y los despidos mostraron su descontento y lo hicieron saber.

En El Destape, Roberto Navarro dialogó con cuatro delegados sindicales de distintas provincias. Allí, Graciela Aranda, de los empleados judiciales de Chaco, se mostró contenta porque "el pueblo trabajador salió a la calle". "Hubo un pais movilizado, hay un descontento hacia una política nacional que está llevando a la pobreza", agregó.

Por su parte, Walter Correa, del gremio de los curtidores de cuero, recordó que "las pymes hoy marcharon con nosotros". "No tienen más espalda para sostener su pequeña y mediana industria", enfatizó.

Embed

"Lo impactante es que medio millón de personas salieron a las calles. El paro viene indefectiblemente, no hay margen para negociar con un Gobierno que destruye el trabajo y los CGT", sentenció Héctor Amichetti, de la Federación de Gráficos. El gremialista recordó que "a los 20 días (de asumir el Gobierno) abrió la importación de libros" y eso afectó a la inversión y el empleo en el sector local.

Por último, Francisco Faggiani de la CGT La Pampa, consideró que "la caída del consumo es abrumadora". "Esta política la vamos a parar si le ponemos un freno desde la calle pero por sobre todo si nos juntamos y trabajamos tomados de la mano a una medida de fuerza", agregó.