Andrea Rincón reveló que padece de una enfermedad incurable con la que intenta convivir desde hace varios años: "Fue terrible para mí cuando lo supe. Se me vino el mundo encima. Volví a chupar. Quise mandar todo a la mierda".

Hace dos años Andrea Rincón se enteró de que sufre "Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)", una enfermedad que agudiza sus emociones a puntos insalubres: “Fue terrible para mí cuando lo supe. Se me vino el mundo encima. Volví a chupar", aseguró la actriz.

"Por esa enfermedad, mis emociones son más intensas que las de cualquier persona. Me explicaron que no tiene solución. No hay cura. Sí puedo aprender a convivir y a manejarla. Pero es la culpable de muchas macanas que me mandé. Yo creía que era pasional, cuando en realidad, mis reacciones desmedidas tenían que ver con eso”, afirmó.

Los profesionales me enseñan a estudiar mis emociones, a detectar alertas antes de que me salte la térmica. Y también, a alejarme de personas que sacan lo peor de mí.

"Necesito retomar con el tratamiento para el TLP, pero es muy caro. Pude pagar el tratamiento cuando grababa “La Leona”. Ahora sigo con terapia, pero por obra social”, afirmó.

Andrea tiene limitaciones a la hora de trabajar: “Yo podría estar en Bailando. Todos los años me lo ofrecen, pero sería contraproducente para mi enfermedad porque una queda muy expuesta”, dijo.

A la hora de conseguir trabajo, Rincón dijo que la gente tiene prejuicios por su trastorno. “La gente es prejuiciosa. Tengo ganas de estar bien. Me gustaría hacer otros personajes y salir de la típica chica de barrio porque creo que puedo sorprender, declaró.

En esta nota