El Gobierno promulgó, tras intenso debate, el feriado del 17 de junio en homenaje a Martín Miguel de Güemes y la polémica en torno a los días no laborables volvió a abrirse: ¿afectan a sectores que se paralizan o sirven para fomentar el turismo interno? Ayer La Nación escribió un durísimo editorial al respecto.

Bajo el título "Para homenajear no hacen falta más feriados", el medio consideró "cuestionable que, para conmemorar una gesta, recordar la labor de una persona o resaltar una fecha determinada haya que declarar ese día feriado y volver improductivo el país. Ningún prócer entra a la historia a partir de un día no laborable, de hecho ya forma parte de ella".

LEÉ MÁS.

Embed

"Afortunadamente, nuestro país tiene a muchas personas para celebrar, pero no por eso va a clausurar todas sus actividades en la industria, el comercio y los servicios, restando aún más días de clase y atención en hospitales y juzgados, sólo por citar unos pocos ejemplos muy concretos de los sectores que más se perjudican con estos parates", aseguraron.

En ese sentido, La Nación criticó a Macri quien, antes de asumir, se había expresado en contra de la cantidad de feriados del país: "Miles de millones de pesos se esfuman por cada jornada improductiva. Decenas de miles de chicos se quedan sin clases. Comerciantes, profesionales independientes, numerosas pymes y, entre otras tantas industrias, la de la construcción pierden mucho más de lo que puede llegar a ganar, por ejemplo, el sector turístico, principal promotor de este tipo de iniciativas".

"Finalmente, habrá que convenir en que en los feriados la mayor parte de la población piensa en otra cosa diferente del motivo por el cual fueron declarados como tales", afirmaron y cerraron la nota con broche de oro: "Es sumamente importante recuperar la cultura del trabajo y del esfuerzo, valores indiscutibles para el fortalecimiento tanto personal como de una nación".