El hijo de un trabajador despedido y reprimido por la Policía de Jujuy el miércoles. La fuerza de seguridad del gobernador Gerardo Morales reprimió y detuvo a trabajadores que cortaban la ruta 34 en reclamo del pago de sus sueldos y la reincorporación de 400 despedidos.

“Hasta qué punto quieren llegar, parece que tiene que haber un muerto para que recién tomen un poco de conciencia de lo que están haciendo”, se preguntó Carlos Torres, hijo de un obrero del Ingenio La Esperanza.

Embed

Como mostró Página 12, el joven le recordó al gobernador jujeño que “son más de mil trabajadores, más de mil familias a las que les están quitando el sueldo desde hace dos meses. Despediste a muchos. Faltan menos de dos semanas para las fiestas”. El miércoles, en medio de una manifestación de apoyo a los azucareros, le planteó: “¿Qué pensás, que a todos les sobra la plata, que tienen lo suficiente? No. Andá y báncate vos trabajar dos meses sin que te paguen antes de las fiestas. Andá a preocuparte vos por saber qué van a comer tus hijos el día de mañana. Andá a los cortes de ruta y quedate ahí esperando una respuesta”.

Tras la represión, Morales dio una conferencia de prensa en la que calificó de “delincuentes” a los dirigentes del gremio de los azucareros. El conflicto tiene su origen en la quiebra y venta del Ingenio La Esperanza.

LEER MÁS: El gobierno de Morales ordenó la persecución política de sindicalistas

En esta nota