Como campaña del 2015, Cambiemos utilizó un discurso para las elecciones legislativas del 2017 y después de octubre se olvidó de cada promesa que hizo. Así fue como el 22 de septiembre, el jefe de Gabinete Marcos Peña negó un posible achique o cierre de Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de Azul (FANAZUL) y hace una semana 258 trabajadores se encontraron en la calle.

LEÉ MÁS: Confirman el cierre definitivo de Fanazul: 219 empleados despedidos

En una entrevista realizada por Diario El Tiempo, la periodista María Vizcay le preguntó por la situación de las cuatro plantas de Fabricaciones Militares, entre ellas la de Azul, y el miedo que tenían los trabajadores de perder su trabajo.

Al respecto, Peña había pedido “tranquilidad” al asegurar que “no hay ninguna definición tomada” y había prometido que “lo que se haga va a hacer en el marco de la racionalidad y la búsqueda de fortalecer estas instituciones”.

Embed

“Lo que estamos haciendo con todas las empresas públicas es trabajar seriamente, fortalecerlas. Cuántas veces se ha hablado de que íbamos a cerrar tantas cosas y después no ocurrió”, chicaneó el jefe de gabinete.

La periodista le repreguntó que la información de un achique en FANAZUL había salido de la boca del interventor Luis Riva. En ese momento, el intendente de Azul, Hernán Bertellys, salió al rescate de Peña y recriminó: “Lo dijeron, lo dijeron. Hay que tener mucha prudencia en este sentido”.

“Nosotros tenemos otras versiones. No es tan así el tema”, sentenció. Las otras versiones fueron las que esta semana se confirmaron que es el cierre de la fábrica.