En octubre de 2016, Michel Temer fue recibido por Mauricio Macri en la Argentina para un encuentro bilateral. Tan solo unos meses antes, el presidente del Brasil había asumido tras un fuerte golpe institucional a su compañera de fórmula, Dilma Rousseff.

En aquel entonces, Macri buscó resaltar los buenos lazos entre ambos mandatarios, pese a que la situación política en el país vecino a causa de los hechos de corrupción involucraban cada vez a más políticos.

Embed