El Gobierno porteño reprimió a los docentes cuando quisieron instalar una nueva carpa blanca. Para eso, adujeron que no habían pedido permiso para ubicarse allí. Sin embargo, no era esa la postura que tenía el macrismo cuando era oposición y fomentaba el mismo tipo de manifestaciones contra el kirchnerismo.

Cuando el Gobierno K impulsó la reforma judicial, la oposición en su conjunto salió a tratar de evitar que se aprobara el proyecto. La movida incluyó hasta la instalación de una carpa frente al Congreso de la Nación. El por entonces jefe de Gobierno porteño se acercó a manifestar su apoyo, como también varios de los actuales funcionarios.

Embed

A la carpa judicial se acercaron legisladores de la UCR, del Frente Amplio Progresista, Coalición Cívica, PRO y el peronismo disidente. Finalmente, la reforma judicial fue rechazada por un fallo de la Corte Suprema, que adoptó un per saltum para resolverlo de forma rápida.

Embed

No es el único caso. Cuando el cacique de la comunidad qom de Formosa, Félix Díaz, se instaló con una carpa al costado de la 9 de Julio, el candidato presidencial por Cambiemos tampoco le pareció mal. Por el contrario, visitó a Díaz para interiorizarse de su reclamo ante el gobierno nacional de aquel entonces y su par provincial. Fue en noviembre de 2015, antes del balotaje que lo depositaría en la Casa Rosada.

Embed

Y al igual que Macri, la hoy ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullirch, también había posteado un tuit a favor de las carpas y en contra de Cristina Kirchner, por cuestionar la medida.

Embed