Los fueros están en la agenda política y mediática y hay legisladores y precandidatos para las próximas elecciones que decidieron renunciar a esta garantía constitucional para no obstaculizar la investigación de denuncias por parte de la Justicia, pese a que los especialistas advierten que ley vigente marca ningún impedimento para que esto ocurra.

Ahora bien, el presidente Mauricio Macri se vio beneficiado por los fueros cuando un fallo del juez Daniel Rafecas, allá por el 2008, lo sobreseyó en una querella que el por entonces ministro de Justicia, Aníbal Fernández, le inició el año anterior porque, en una entrevista radial, el líder del PRO lo había acusado de "haberse fugado" mientras lo investigaban por supuestas irregularidades en los tiempos en que era intendente del partido de Quilmes.

LEER MÁS: Imputaron a Vallejos por omitir datos en su declaración jurada

La decisión de Rafecas se basaba en que la opinión de Macri estaba protegida por ser en aquel momento (2007) diputado de la Nación. Según Rafecas, de no ser por aquellos fueros parlamentarios la querella por calumnias e injurias "causa número 1.878/07 de su juzgado" hubiera podido seguir adelante y Macri hubiera tenido que ir a Tribunales a dar explicaciones.

El 7 de febrero de 2007, en la radio La Red, el entonces diputado Macri había calificado a Fernández de personaje "grotesco y falto de autoridad", sin "un pasado que justifique" integrar un gabinete presidencial y con un pasado "de terror". En relación a esto, agregó: "Supuestamente estuvo fugado porque no podía justificar un montón de cosas y de acusaciones sobre las cuales pesaban sobre él".