El archivo condena a los legisladores actuales, que ayer en el Senado votaron un proyecto de reforma previsional que congela las jubilaciones al cambiar la fórmula de movilidad.

El hoy senador de la Unión Cívica Radical Julio Cobos votó en 2010, como vicepresidente de la Nación, la ley que consagraba el 82% del salario mínimo, vital y móvil para la jubilación mínima y actualizaba el resto de los haberes previsionales en base al 82% del sueldo cobrado durante su etapa activa. La norma fue vetada, luego, por Cristina Kirchner.

Con la nueva fórmula, en lugar del ajuste semestral, en base a una fórmula que tiene en cuenta la recaudación impositiva y el crecimiento de los salarios, se aplicará el 70% de inflación y 30% de suba de los salarios formales (Ripte).

En aquel entonces, Cobos señaló que era un voto por "la equidad social" y que había que buscar luego la sustentabilidad del sistema. Ayer, Cobos votó a favor de esta iniciativa acordada entre el gobierno nacional y gobernadores, que se justificó en la necesidad de buscar sustentabilidad del sistema, ahora afectado por el recorte de impuestos que impulsa la Casa Rosada.

Embed

En aquella noche de octubre del 2010, Cobos justificó además que, si había sectores con regímenes especiales como "los docentes, los jueces y los investigadores", entonces debía otorgarse ese beneficio a todos los jubilados. Ahora, el Gobierno impulsa el camino inverso: eliminar esos regímenes, lo que implica un recorte en esas jubilaciones que considera "de privilegio".

El común de los jubilados se retira con un promedio del 45% del salario de los últimos años de su vida activa, poco más de la mitad de lo que correspondería según el fallo "Badaro". En la actualidad, el salario mínimo es de 8860 pesos, mientras que la jubilación mínima es 7246. El 82% del SMVM es 7.265 pesos, 19 pesos más que en la actualidad.

De acuerdo a un cálculo del Observatorio de Políticas Públicas, que depende de la Universidad Nacional de Avellaneda, con el último cambio de fórmula propuesto por Cambiemos, un jubilado que recibe la mínima tendría un incremento de sólo $ 414 para marzo del año próximo. Con el esquema presente sería de $ 957. La meta es un ajuste de $ 543 para los adultos mayores de menores recursos.