El presidente Mauricio Macri saludó de forma fría al intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, en la inauguración del viaducto de Puente La Noria mano hacia la provincia de Buenos Aires.

Insaurralde le extendió la mano al Presidente, mientras le decía algo. Macri evitó darle la mano, se dio vuelta, sonrió y balbuceó alguna frase. El intendente se quedó solo mirándolo mientras el jefe de Estado se alejaba.

El desplante se da dos días después que de Insaurrlade se reunira con Máximo Kircherner, de cara a las elecciones de octubre.

Embed

Junto a Macri estaban la gobernadora María Eugenia Vidal, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

En esta nota