El protocolo que se observa en todos los actos oficiales, en especial los que corresponden a la realeza, están compuestos de muchas exigencias que obligan a estar muy atento para no quedar en offside. Justo esto último le pasó al presidente Mauricio Macri en plena cena de gala.

Luego de un breve discurso, Macri se disponía a brindar por la amistad entre la Argentina y España. "Espere, Presidente", lo interrumpió la reina Letizia, que estaba a su lado. "No, me equivoque", contestó Macri.

LEER MÁS: ¿Cómo quedó la imagen de Macri tras el escándalo por el Correo?

Lo que pasó fue que el Presidente, por error, había agarrado la copa con agua, en lugar de la que tenía champán. Dato de color: para los supersticiosos, brindar con agua es de mala suerte, pero también se lo puede ver como un desaire.

Embed

En esta nota