Susana Beatriz Tamargo se jubiló como docente el 1 de mayo de 2010. En ese entonces, la ley vigente habilitaba a las personas que le faltaban completar los aportes a hacerlo de forma autónoma y así lograr ingresar al sistema previsional. Susana aportó de esta forma sus últimos 4 años.

Embed

El expediente fue a La Plata, se aprobó y a los tres meses empezó a cobrar la jubilación. Siete años después, recibió una carta documento del Instituto de Previsión Social de la provincia de Buenos Aires en la que le avisan que no le reconocen los aportes que hizo como autónoma y, además, que deberá devolver al Estado los haberes que recibió desde el 1 de mayo a la fecha.

Susana tiene un hijo de 48 años con discapacidad, además de que ella sufre una enfermedad pulmonar severa. "Mi situación es desesperante, no sé qué voy a hacer si me quitan lo haberes", clama en un video que publicó el portal La García.

En esta nota