La cartera de Seguridad que conduce Patricia Bullrich desistió hace meses de la compra de armamento a Estados Unidos y avanzó en forma unilateral en la decisión de fortalecer el vínculo con el Ministerio de Defensa de Israel. Y, tras su viaje a Tel Aviv, la ministra se trajo un polémico acuerdo que incluye la compra de 4 lanchas de combate Shaldag, equipadas con cañones de guerra y armamento liviano, por las que pagará unos 50 millones de dólares, muy por encima del valor de mercado, y un sofisticado sistema de vigilancia de fronteras, que costará otros 35 millones.
Según registros internos del propio ministerio, a los que tuvo acceso El Destape, en junio pasado, Bullrich debió olvidarse de la posibilidad de comprar armamento a los Estados Unidos dado que las gestiones oficiales avanzaron favorablemente para el ministerio de Defensa y la dejaron con las manos vacías: "Le están dando todo a ellos y a nosotros nada!", fue el reclamo que hizo la ministra a sus más íntimos colaboradores en aquella oportunidad. Ante ello, la ex ministra de Trabajo decidió avanzar en la adquisición de armamento y tecnología de seguridad a Israel y junto al diputado de Cambiemos Waldo Wolff, viajó a Tel Aviv en diciembre pasado.
Negociado de Patricia Bullrich
Pocos días después de su regreso, el 30 de diciembre de 2016, Seguridad publicó las decisiones administrativas 1589 y 1591, que determinaron la compra directa al ministerio de Defensa Israelí, de unas cuatro lanchas de combate Shaldag, equipadas con cañones de 25 mm y ametralladoras calibre 50, que son utilizadas por el ejército de Israel en el mar Mediterraneo, a cambio de unos 49 millones de dólares, lo que equivale a unos 12,5 millones por equipo, una cifra sumamente elevada si se la compara con las 3 lanchas que licitó Prefectura a comienzos del año pasado, cuyo costo era de 120 mil dólares por unidad.
Embed
Lanchas Shaldag
Como si esto fuera poco, los vehículos marítimos recién arribarían al país entre fines de marzo y comienzos de abril próximo y con esas 4 patrullas, deberían controlar 3.200 kilómetros del sistema fluvial nacional, lo que parecería ser insuficiente.
Embed
En este sentido, desde la Federación de la Industria Naval Argentina salieron al cruce de la compra realizada por la ministra y le solicitaron al propio Mauricio Macri que intervenga en el caso e impida la polémica transacción, dado que por el mismo costo podría construir "unas 20 lanchas similares" en el país: "La industria naval argentina está en condiciones de proveer las mismas lanchas con una marcada diferencia de precio, igual tecnología, calidad y tiempo de entrega”, explicaron en la solicitada, que lleva la firma de su titular, Juan Torresín y fue revelada por el diario Clarín.
Además, desde la Asociación también salieron a cuestionar que éstas lanchas posean armamento ya que resulta "inapropiado y desmesurado", lo que implica un severo riesgo para las comunidades que habitan en las zonas de patrullaje.
Las costosas lanchas que Bullrich compró a Israel:
Embed
Lancha Shaldag
Embed
Lancha Shaldag

En esta nota