El consumo en los shoppings subió sólo 21% en septiembre, de acuerdo al INDEC, mientras que la inflación se disparó 43% en ese período. Las compras en los supermercados crecieron 29,7%, también por debajo del alza de precios.

La facturación en los centros de compras llegó a los $ 3.930,1 millones, a precios corrientes, es decir teniendo en cuenta el impacto de la inflación. La de los súper alcanzó los $ 23.603,4 millones. En tanto, la Dirección de Estadísticas de la Ciudad midió que la inflación trepó 43% en septiembre.

LEER MÁS: Los empresarios admiten que es menos atractivo invertir en la Argentina

Los datos en los supermercados surgen de una medición tomadas en 61 empresas ubicadas en todo el país, mientras que la de shoppings es consecuencia de un relevamiento en 37 centros de la región metropolitana.

Si se analiza el resultado de los primeros nueve meses del año, la facturación en los súper mostró un incremento de 27,1% frente al mismo período de 2015. Según la estimación oficial, en los supermercados de la muestra existen 95.525 empleados registrados, que representa una baja de 0,8% frente a septiembre del año pasado. El sueldo promedio allí es de $ 19.452, que significa un alza interanual de 30,1%. En las últimas horas, empresarios del sector se quejaron por la falta de rentabilidad y la caída del consumo.

Por su parte, en los shoppings centers de enero a septiembre se verificó un incremento de la facturación de 24,5% contra el mismo período del año pasado. El crecimiento en las ventas fue mayor en la ciudad de Buenos Aires y alcanzó a 22,5%, contra un alza de 19,6% en los establecimientos ubicados en 24 partidos del conurbano bonaerense.

En esta nota