El presidente, Mauricio Macri, salió de un incómodo momento en Santa Fe con un chiste sobre el superclásico que se disputará el próximo domingo en la cancha de River.

Al jefe de Estado se le cortó el micrófono de forma reiterada y debió cambiarlo. "Debe ser algún hincha de River que anda con el micrófono. Sé que andan preocupados por el domingo", afirmó Macri.

Embed

El presidente dio un discurso de tres minutos en un acto donde supervisó esta mañana el inicio de las obras hídricas en el Canal San Antonio, ubicado en el límite entre Santa Fe y Córdoba.

En esta nota