El blanqueo de capitales lanzado por el Gobierno llegó en esta primera etapa a U$S 21.863 millones en total. De estos, unos U$S 7.185 millones corresponden a depósitos en efectivo, según informó la AFIP.

"Es un número motivante y creemos que es una muestra de confianza. Las expectativas del mercado estaban por debajo de los $ 7.000 millones", opinó Alberto Abad, titular de la AFIP al dar precisiones sobre las cifras del sinceramiento fiscal.

LEER MÁS: Con una nueva flexibilización, Franco Macri puede ingresar al blanqueo

De los U$S 21.863 millones exteriorizados a la fecha, U$S 893 millones corresponden a bienes en el país, U$S 8.388 millones a bienes en el exterior y U$S 12.582 millones a tenencias (cuentas en el exterior, cuentas locales y efectivo). Dentro de los U$S 12.582 millones, se computan los U$S 7.185 millones correspondientes al tramo local de blanqueo de efectivo que ahora pasaron a estar bancarizados.

Para efectivizar el depósito de esos U$S 7.185 millones se abrieron 108.623 cuentas especiales a través de 49 bancos y la cifra final se dividió en U$S 6.636 millones y $ 8.578 millones. A partir de estos montos, surge que el promedio por cuenta blanqueado es de U$S unos 66.000.

"Los que más traccionaron fueron los bancos privados comerciales", subrayó Abad, luego de que el Gobierno había cuestionado el accionar del sector bancario atribuyéndole trabas innecesarias a los interesados en ingresar al plan.

Los contribuyentes que adhirieron a esta opción deberán pagar el 10% antes del 31 de diciembre o el 15% si deciden hacerlo entre el 1 de enero y el 31 de marzo. En consecuencia, se supone que el fisco tendrá un ingreso adicional de unos U$S 600 y U$S 700 millones -unos $ 10.000 millones- hasta fin de año -divididos entre noviembre y diciembre-, en caso que la mayoría de quienes optaron por esta opción decidan pagar la alícuota menor.

Abad consideró que a partir de estas cifras se abre "buenas perspectivas" para los siguientes tramos del programa. La AFIP señaló que sobre las fechas límites se produjo una aceleración de la presentación de declaraciones, comportamiento que estimó se mantendrá para los próximos vencimientos.

En esta nota