El Banco Mundial (BM) estimó que el PBI de Argentina caerá 1,5% durante este año. Para 2017 pronosticó un crecimiento de la economía del 3% en el caso de que lleguen las inversiones. El organismo multilateral de crédito le pidió un mayor ajuste al Gobierno.

En su informe sobre las Perspectivas Económicas Mundiales, el BM sostuvo que "el PBI se expandió moderadamente en 2015, afectado por tasas de inflación de dos dígitos, una ampliación del déficit fiscal, severos controles de importación y el acceso restringido a los mercados internacionales de capital".

LEER MÁS: Se hundió 20% la producción y exportación de autos en septiembre

"A partir de la asunción de la administración de Mauricio Macri, se han tomado una serie de medidas de política para reducir las distorsiones económicas y establecer el crecimiento en un camino más sostenible. La administración ha reducido hasta el momento significativamente impuestos a la exportación y las restricciones a la importación, ha levantado los controles sobre el peso argentino y reducido los subsidios a la energía y el transporte", señala el informe.

El economista jefe del BM, Augusto De la Torre, indicó que "si bien la entidad prevé una caída del PIB del 1,5% para este año, para el 2017 prevé un fuerte repunte del 3%, traccionado por un aumento de la inversión de 1,8 puntos porcentuales".

De la Torre puntualizó que "la salida del default, el fin al cepo cambiario o la quita de las trabas al comercio exterior, se hicieron rápido y bien", y sostuvo que "la Argentina tiene mucho espacio para mejorar la competitividad y dar el gran giro del comercio de bienes de exportación en los rubros de tecnología e innovación".

El economista del BM manifestó que "la Argentina necesita realizar un ajuste fiscal, para retornar al crecimiento sostenido con empleo. El gran debate que hay con la Argentina es si el ajuste fiscal se va a materializar finalmente, si las condiciones políticas lo van a permitir en los próximos tres años, como prometió Macri".

En el informe, el BM destacó que "si bien estos ajustes de política deben servir para fortalecer la economía argentina en el mediano y el largo plazo, la actividad económica se sometió en el corto plazo, a una modesta contracción en 2016".

Más adelante, destaca que "como resultado de las medidas macroeconómicas en curso con ajustes y reformas estructurales, se espera una recuperación económica por el ingreso de capital desde fines de 2016 y comienzos de 2017".

El BM prevé también que "las exportaciones netas serán ayudadas por un peso argentino significativamente más débil", al tiempo que "la reciente eliminación de los subsidios a la electricidad va a mejorar la posición fiscal y reforzar la confianza de los inversores". Finalmente, el informe destaca que "factores externos como la recesión prolongada en Brasil y los bajos precios de los productos básicos siguen pesando sobre las perspectivas".

En esta nota