Desde el gobierno de Cambiemos sostienen que se heredó una "pesada herencia" del kirchnerismo y que "hay que bajar el gasto". Para eso, recortan pensiones, cierran programas socioeducativos y de salud, niegan la paritaria nacional y subejecutan partidas presupuestarias.

"¿Están haciendo todos el sacrificio o ese dinero que se ahorra va a otro lado?", pregunta Roberto Navarro en su editorial de Economía Política (C5N). Cuando asumió Mauricio Macri, él y su Gabinete hablaban de "grasa militante" y ejecutaron alrededor de 15.000 despidos en el sector público.

Navarro mostró distintos casos de jóvenes militantes del PRO, que se encuentran trabajando en distintas dependencias del Estado y cobran sueldos que van de los 100.000 a los 150.000 pesos.

LEER MÁS: La Corte denunció una "crisis institucional" por las vacantes en la Justicia

Uno de esos casos es el de Darío Nieto, militanteo del PRO que trabajó en las fristradas campañas a gobernador de Carlos Mac Allister en La Pampa y de Oscar Aguad, en Córdoba. Ahora, está trabajando como coordinador general de asuntos presidencial de la secretaría general de Presidencia de la Nación con un sueldo de 148.446 pesos.

Otro de los militantes del PRO es Martín Siracusa, que encontró trabajo en el Ministerio de Seguridad. Hombre de Horacio Rodríguez Larreta, hoy es subsecretario de gestión administrativa de la Secretaría de Coordinación, Planeamiento y Formación de la cartera de Patricia Bullrich con un salario de alrededor de 105.000 pesos.

Embed