Sin dudas, cuando comenzó el 2016 nadie esperaba que iba a vivir un año con resultados históricos en distintas elecciones a lo largo del Mundo. Inesperados, y hasta peligrosos, por la incertidumbre que generan a lo largo del Mundo.

¿Quién podría esperar que Gran Bretaña iba a separarse de la Unión Europea? ¿Qué hacia pensar que Colombia diría NO a un acuerdo de paz que ponía fin a medio siglo de guerra civil? ¿Cómo iba a ser posible que un candidato con discurso xenófobo y groseramente machista eést a punto de ser ser el nuevo presidente de los Estados Unidos? Todo eso pasó, en cuestión de meses.

LEE MÁS "El No a la Paz en Colombia ganó por los votos de los que no sufrieron la guerra"


El 23 de junio, Reino Unido fue el primero en enviar al resto del Mundo un mensaje: la globalización ya no era palabra santa en el Primer Mundo y, en cambio, el nacionalismo que se creía superado vuelve a aflorar. Ese día nació el Brexit, como se conoce ala decisión del pueblo inglés que votó en el referéndum salir de la Unión Europea, lo que causó la dimisión de David Cameron como Premier y la asunción de Theresa May.

Plebiscito acuerdo de paz en colombia

Poco menos de cuatro meses después, Colombia celebraba la firma de un acuerdo de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, que ponían fin a medio siglo de guerra civil. El presidente Mauricio Macri y otros dirigentes políticos de la región saludaron el arreglo, que se llevó a un referéndum considerado en la previa como un trámite. Pero la oposición de Álvaro Uribe, que aun posee una fuerte ascendencia en gran parte de la sociedad colombiana, terminó jugando muy fuerte y, por menos de un punto de diferencia, la mayoría de los colombianos votaron No a la Paz.

LEE MÁS "Trump gana dos estados clave: Florida y Ohio"


El último ejemplo es más reciente. A pesar de su discurso nacionalista, opuesto a la globalización que Estados Unidos impulsó en todo el mundo, y con la filtración de comentarios misóginos que hizo que gran parte de los republicanos le quitaran el apoyo, Donald Trump pasó del mundo de los negocios y la TV a liderar las elecciones y quedar al borde de la Casa Blanca, sin escalas.

En todos los casos, los medios y las encuestas auguraban un resultado "lógico" que la voluntad popular no eligió. Una muestra más de que la opinión del pueblo no siempre es comprendida ni esperada.