En una entrevista con la Revista Noticias, el gurú ecuatoriano Jaime Durán Barba apuntó con todo contra la familia de Santiago Maldonado y defendió el accionar de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y la postura del Gobierno nacional de no entablar ningún tipo de comunicación con Sergio Maldonado.

Según el estratega político de Cambiemos, el caso Maldonadonunca movió el amperímetro electoral” al marcar que “aparezca Maldonado es bueno para el Gobierno porque demuestra que no se lo había llevado la Gendarmería” pero advirtió que “en este ambiente raro que hay acá, de fanatismos, se instaló que había sido la Gendarmería quien lo había puesto ahí” y advirtió que “eso no tiene sentido porque es la zona más controlada por los grupos armados mapuches, a 120 metros del cuartel de ellos”.

A pesar que de Santiago Maldonado desapareció después de la brutal represión de Gendarmería a la comunidad Mapuche y de que las fuerzas de seguridad rastrillaron tres veces el Río Chubut, donde apareció 80 días después; el ecuatoriano insistió que “el cuerpo estaba en un sitio que controlan completamente y que no permitieron que sea rastrillado”.

LEÉ MÁS: Según los prefectos que buscaron a Maldonado la primera vez, el rió estaba calmo

Asimismo, Duran Barba defendió la postura que mantuvo el Gobierno nacional con la familia que fue no tener contacto ni solidaridad con la lucha de Sergio y Germán y advirtió como una forma de justificación que “es una familia militante”.

“Están contra el Gobierno, contra el sistema, y están dolidos por la muerte de un integrante. Como Hebe de Bonafini, que sigue dolida por lo que pasó con sus hijos. No hay como hacerse amigo de ellos. Si Mauricio le manda un saludo, ellos lo van a rechazar igual”, arremetió.

Durante la entrevista, el periodista de Noticias le insistió en que si “no deberían haberse comunicado antes”, a lo cual, el gurú político sostuvo que “hubiera pasado lo mismo. No es por el tiempo, es por su ideología. Ellos creen que la Gendarmería lo mató”.

Y sentenció: “Yo entiendo totalmente ese mundo: es absurdo tratar de que alguien que milita en una opción que niega la legalidad del Estado diga la verdad. Dicen lo que conviene a su proyecto, como lo hacían todos los enfrentados en la época de la guerra fría”.