Desde la cumbre del Fondo Monetario internacional (FMI), Nicolás Dujovne lanzó una bomba sobre las pretensiones de los empleados estatales que permanecen en sus cargos: no quiere que las paritarias de ese sector superen a partir de ahora el índice de inflación que da el INDEC.

El ministro de Hacienda confesó que los salarios estatales serán una de las variables de ajuste para el recorte del gasto público que su par Luis Caputo reconoció en ese mismo evento. "Tenemos que tener en cuenta la regla: no le podemos ganar a la inflación", le reconoció el ex conductor de TN al diario BAE desde Washington. El año pasado, UPCN firmó una paritaria del 31%, cuando todos los índices de inflación midieron un 40% en 2016, 9 puntos más.

La regla que quiere establecer para los sueldos estatales se aplica, también, para otros dos rubros: subsidios y "lo que gastamos con las empresas públicas". Sin brindar más detalles, Dujovne dijo que van a bajar el gasto en algunos programas.

Pese a que los números de la economía no son positivos, Dujovne insistió que hay una recuperación de la actividad y los salarios: "Las ventas de los últimos meses en supermercados y shoppings, en las mediciones contra el mes anterior, tienen variaciones positivas. Y eso es consistente con lo que ocurre con los salarios reales". Y fue más allá: argumentó que en marzo "vamos a haber recuperado todos los empleos que se perdieron durante el primer semestre de la administración" de Mauricio Macri.