Crece la alarma por la cantidad de beneficiarios que fueron quitados de la Asignación Universal por Hijo (AUH) en los últimos meses de 2017. Desde ANSES aseguran que no cambiaron los parámetros, mientras que desde el CEPA lo vinculan al abandono de las escuelas, por parte de los chicos, para ayudar a trabajar en el hogar.

LEÉ MÁS:La empresa láctea más grande del mundo quiere comprar SanCor

Según los números, en diciembre de 2015, último mes del kirchnerismo, los que recibían la AUH eran 3.777.124 personas. Con la integración de los monotributistas, esa cifra ascendió a 3.980.755, para enero de este año.

Embed

No obstante, en los meses siguientes cayó y en marzo llegó a 3.749.213 personas, 27.911 beneficiarios menos, número que no condice con la fuerte desocupación y la pobreza que crecieron en el último año.

LEÉ MÁS: Dueño de Marolio: "Los supermercados manejan al Gobierno"

Desde el CEPA, Julia Strada y Hernán Letcher vinculan este dato a la deserción en las escuelas. Según un estudio (que carece de rigor estadístico) "aproximadamente el 20 por ciento de los alumnos dejaron los estudios por diversas razones entre las que sobresalen la perdida de poder adquisitivo de los hogares y la necesidad de conseguir un trabajo para compensar esa situación".

Por su parte, desde el Anses aclararon a Página 12 que “no se modificaron los controles que se realizan de manera rutinaria para evaluar el cumplimiento de los requisitos de presentación de documentación que avale que el niño fue al colegio y cumplió con controles de salud tal como establece la norma de creación de la AUH”.