Dos fábricas textiles de La Rioja despidieron a 263 operarios. Los trabajadores realizaron una marcha hacia el Ministerio de Industria provincial. Se trata de uno de los sectores más golpeados por la apertura comercial a productos de países con mano de obra barata. Desde el gremio alertaron que "esto se está poniendo peor".

La secretaria de Trabajo riojana, Miriam Espinosa, anunció que es "decisión tomada" de las empresas textiles Hilados y Colortex despedir a 133 y 130 trabajadores, respectivamente, como una consecuencia directa de "la apertura de las importaciones de Nación".

Los operarios afiliados a la Asociación Obrera Textil (AOT) se concentraron desde las 9 en el parque industrial, distante 6 kilómetros del centro de la capital, para marchar hacia la sede del Ministerio de Industria.

El secretario general de la AOT, Ramón Gómez, advirtió que después de las suspensiones y las licencias compulsivas "va a haber despidos masivos y esto se está poniendo peor". Según la información con que cuenta, si algo no cambia "de acá hasta marzo va a haber más despidos y en Ritex y Enod también los habrá".

El gremialista detalló que Colortex "está con procedimiento de crisis y es lo que más nos afecta. Vamos a hablar con la gente de la empresa a ver si lo podemos revertir". Explicó que muy probablemente entrará en concurso de acreedores y da empleo a 480 personas.


Mientras tanto Hilados, del grupo TN Platex que hace casi dos meses cerró una planta en la provincia de Chaco, comenzará a desvincular a los trabajadores el próximo lunes. "Quedan 76 trabajadores" de los 400 que había en 2008 en Hilados I y II.

Gómez explicó que van al área de Industria de la provincia "para entregar un petitorio al ministro Rubén Galleguillo para ver qué podemos hacer para movilizarnos a nivel nacional", porque La Rioja es el tercer polo textil provincial pero la política de apertura de las importaciones "va a afectar a Tucumán, Catamarca y Buenos Aires".

El delegado de la AOT en Colortex, Alejandro Díaz, expresó que no esperan una solución "de un día para el otro. Esto se tendría que haber visto antes. Hemos tocado fondo".

Según datos oficiales, hay 5.000 puestos de trabajo en riesgo en el parque industrial riojano, descontando los 263 que se pierden ahora. Hace un mes, el gobierno provincial, la Unión de Industrias Riojanas y la AOT pidieron directamente "el cierre temporal del puerto" para preservar el trabajo en las provincias.

En esta nota