La ex presidenta Cristina Kirchner quedó al borde del juicio oral y público por presunta administración infiel con perjuicio al Estado por los contratos de venta de dólar futuro, luego de que la Cámara Federal confirmara su procesamiento. Asimismo, el Tribunal ratificó el embargo de 15 millones de pesos sobre la ex mandataria.

"No saben que hacer con causa "Dólar futuro" porque los únicos que cometieron delito fueron los funcionarios del actual gobierno", afirmó a fines de octubre Cristina Kirchner en una serie de tuits.


A principios de año, El Destape reveló que fueron varios funcionarios actuales y allegados al gobierno de Mauricio Macri quienes compraron dólar futuro y se beneficiaron con la devaluación de la nueva gestión.

Por ese informe, el fiscal Jorge Di Lello decidió imputar penalmente a secretario de Coordinación Interministerial Mario Quintana, al jefe de asesores del Presidente, José Torello, al director del Banco Central, Pablo Curat y a "los responsables de las firmas Caputo S.A y Chery-Socma S.A".

Entre el ocho y el 27 de octubre, la empresa constructora Caputo S.A, propiedad de Nicolás Martín "Nicky" Caputo, amigo de la infancia y hombre de confianza de Macri, operó US$ 3.560.000 a través de los agentes de liquidación y compensación INTL CIBSA S.A y Capital Markets Argentina con vencimientos que van de febrero a junio de este año. Asimismo, en la lista figura el jefe de asesores del Presidente, José María Torello.

También apoderado nacional del PRO, el 27 de octubre Torello invirtió US$ 800.000 en contratos de dólar futuro vía la agencia Schweber Securities S.A. que vencieron en febrero. Chery-Socma Argentina S.A –una asociación entre dos empresas propiedad de Franco Macri- operó entre el cuatro de septiembre y el 23 de octubre US$ 8.000.000 gracias a Puente Hermanos S.A.

En esta nota