Docentes universitarios de la federación de sindicatos Conadu-Histórica dictaban clases públicas hoy en Plaza de Mayo, en repudio a la represión policial contra otros educadores frente al Congreso, y denunciaban que la Policía les impidió colocar un gazebo en el emblemático espacio público.

En medio del paro nacional de CTERA por los hechos ocurridos frente al Congreso y en su huelga 14 desde que empezó el ciclo lectivo universitario el 6 de marzo último, la Conadu-Histórica reclamaba 35 por ciento de aumento salarial en paritarias, contra el 18 por ciento en cuatro cuotas ofrecido por el Gobierno.

Los docentes, quienes aseguraron que dictarán 100 clases públicas durante esta jornada en Plaza de Mayo, recibirán al mediodía el apoyo de una columna del gremio de docentes de enseñanza media ADEMyS y se unirán a las 19 a la protesta programada en ese espacio público por el movimiento "Ni una menos" a raíz del femicidio de Micaela García.

LEE MÁS

Embed

El dictado de clases de docentes agrupados en Conadu-Histórica también ocurría en plazas del interior del país, como en Tucumán, en Mendoza, en Tierrra del Fuego y en Misiones.

"Vinimos a las 6.45 y unos uniformados de la Policía de la Ciudad nos impidieron ingresar los elementos en Plaza de Mayo para montar un gazebo de cuatro metros por otros tres", denunció el secretario adjunto de Conadu-Histórico, Antonio Rosselló.

El sindicalista manifestó su "repudio" por los hechos ocurridos el domingo último frente al Congreso, pero dijo que en este caso la fuerza de seguridad impidió la colocación de la carpa de "manera pacífica".

Embed

Desde ese momento, el acceso vehicular a los alrededores del espacio público estuvo bloqueado por un escaso número de agentes, como los apostados con dos patrulleros en el cruce de la avenida Hipólito Yrigoyen y la calle Bolívar.

Una recorrida de un periodista de DyN comprobó que docentes con atriles y cartulinas, además de otros elementos didácticos, impartían clases a alumnos sentados en el suelo en distintos puntos de la plaza, en un día con sol y pocas nubes.

Alrededor de la Pirámide de Mayo, a la cual obreros no paraban de restaurar, había colocadas banderas de FUBA, AGD-UBA y Conadu-Histórica.

Por su parte, la secretaria general de ADG-UBA, Ileana Celotto, manifestó a esta agencia que, poco después de las 11, ya se habían dictado 20 clases públicas.

"Empezaron a las 7 y ya tenemos 100 para dictarse. Luego de la represión que sufrieron los docentes frente al Congreso, más compañeros se anotaron en nuestra página de internet para dar clases", finalizó la jefa del sindicato integrante de la Conadu-Histórica.

En esta nota