El secretario general de la Unión Docentes Argentinos (UDA), Sergio Romero, consideró que la marcha a Plaza de Mayo debería haber sido acompañada por otras medidas de fuerza, entre ellas la convocatoria a un "paro general". Además, Ademys convocó a una huelga para el jueves.

"Esta marcha es para exhortar al gobierno a que abra un canal de diálogo" con el sector porque si la gestión de Mauricio Macri resuelve de manera "unilateral" y "sin el consenso de los trabajadores, va a haber conflicto", aseguró.

Por eso, en diálogo con radio Led llamó a "buscar un escenario de diálogo" y evaluar alternativas para "mejorar el salario, recuperar el poder de compra y generar empleo" en un contexto en el que "la mitad de las familias argentinas no llegan a fin de mes".

"Esta marcha es totalmente legítima", aseveró el dirigente aunque consideró que debería estar "acompañada" por "otras medidas" al insistir con que el Consejo de la CGT "debería haber determinado la marcha y el paro general". En ese sentido, precisó: "Me parece que hacer una marcha hoy para anunciar un confederal donde se van a tomar medidas es una cuestión que debería haberse charlado más".

LEER MÁS: El empleo registrado sigue por debajo de diciembre de 2015

El plan de lucha, dijo, se evaluará en septiembre durante una reunión del Comité Central Confederal de la CGT y "posiblemente" contará con la convocatoria a un "paro general o a otra marcha". Por último afirmó que la CGT se encuentra "totalmente consolidada" aunque hay "algunos matices" dentro de la organización y cuestionó la estrategia del Gobierno nacional de discutir con algunos sectores y no de manera institucional con la cartera sindical.

Por otra parte, el gremio de Ademys llamó a un paro docente contra el ajuste, por un salario igual a la canasta familiar, además de en contra del traspaso de los idiomas a una gerencia operativa en la Ciudad de Buenos Aires y contra una reforma en la educación media.

En esta nota