Por falta de quórum, fracasó el plenario de comisiones que tenía previsto dar comienzo en la Cámara de Diputados al tratamiento del proyecto de ley de compre nacional. No obstante, los diputados presentes en el plenario de las comisiones de Obras Públicas y PyMEs acordaron convocar al ministro de Producción, Francisco Cabrera, a la próxima reunión para que aporte precisiones sobre la iniciativa que el Poder Ejecutivo envió al Congreso el miércoles pasado.

El presidente de la comisión Obras Públicas, el justicialista Sergio Ziliotto, informó que antes de la llegada del proyecto oficial, los bloques de la oposición lograron unificar un texto en base a cinco propuestas diferentes. Es de esperar que la oposición busque plasmar modificaciones a la iniciativa oficial, en base a una agenda de trabajo que seguirá en lo inmediato con la presentación de Cabrera y luego continuará con convocatorias a representantes de sectores empresarios.

LEER MÁS: La farsa del "compre nacional": fabricantes piden "muchas mejoras" al proyecto de ley

La meta del oficialismo a partir de esta iniciativa de compre argentino, que apunta a reactivar la producción local mediante el aumento del porcentaje de contrataciones de productos o piezas a empresas autóctonas, es que en los próximos ocho años el Estado invierta un monto cercano a los U$S 200.000 millones en áreas clave como infraestructura, energía y minería, agroindustria, bienes industriales y servicios y tecnología.

El Gobierno calcula que con una integración de productos nacionales del 40% en las compras que lleve adelante el sector público, se podrían crear 70.000 nuevas fuentes de trabajo en los próximos años. Según mediciones del INDEC, en febrero pasado la industria sufrió una caída del 6% interanual, en tanto que el primer bimestre registró una baja del 3,5%.

El proyecto prevé elevar los márgenes de preferencia para la industria argentina: en el caso de las pymes, el objetivo es pasar de 7% al 12%, mientras que para las grandes empresas se espera una evolución del 5% al 8% (dichos márgenes de preferencia serán modificados en función de la competitividad que registre cada sector).

En tanto, los fabricantes de equipos y productos eléctricos, electrónicos y luminotécnicos, advirtieron que el proyecto de ley requiere "muchas mejoras que ampliarían considerablemente la recaudación fiscal, el ahorro de divisas y la generación de empleo". "Si no se consideran los aportes de la industria que padece el régimen vigente, el proyecto puede terminar como un decálogo de buenas intenciones sin cumplir el objetivo enunciado", sostuvo el presidente de CADIEEL, Jorge Cavanna.

En esta nota