La ley de leyes fue consensuada con el massismo y el Bloque Justicialista y, según el macrismo, prevé una pauta de crecimiento de la economía del 3,5 por ciento para 2017, junto con un ambicioso plan de obras públicas e incrementos en los montos de las transferencia automática para las provincias.

Pero dentro del presupuesto hay dólar alto y fuertes recortes a áreas sensibles, como Derechos Humanos, Ciencia y Educación.

Embed

El tratamiento del proyecto de gastos y recursos se realiza en forma conjunta con la iniciativa que forma la ley de Administración Financiera que establece un tope del 7,5 por ciento del gasto previsto total para la reasignación de recursos de parte del Poder Ejecutivo -en base a los superpoderes- sin necesidad de pasar por el Parlamento.

En la misma sesión especial, los diputados buscarán sancionar el proyecto de asociación pública-privada para atraer inversiones para obras de infraestructura que había sido votado por el Senado. Esta norma, como sufrió modificaciones respecto al proyecto votado por la Cámara alta, deberá volver en segunda revisión al Senado.

El dictamen del presupuesto mantuvo las pautas macroeconómicas que contempla un aumento de 3,5 por ciento, una pauta inflacionaria del 17 por ciento, un dólar a 18 pesos, un déficit del 4,2 por ciento y una deuda estimada en $ 247.000 millones, con un gasto global 2.363.619.870.574 pesos.

En esta nota