El Gobierno logró la aprobación en diputados de la reforma tributaria con 146 votos a favor, 77 en contra y 18 abstenciones. La próxima semana el proyecto será tratado en el Senado en una sesión extraordinaria.

El diputado de Cambiemos, Luciano Laspina, dijo que la reforma permitirá “incentivar la inversión”, “formalizar el mercado laboral”, “mejorar la competitividad”, “mejorar la equidad y la eficiencia del sistema tributario”.

Por su parte, el diputado del FPV Axel Kicillof criticó que el proyecto “le perdona impuestos a los que más ganan e intenta trasladar la carga tributaria a los consumidores y a los pobres”.

En plena sesión, Kicillof además recordó a Laspina que el Gobierno redujo la presión tributaria en dos puntos del PBI porque bajó “los impuestos a las mineras, a los grandes patrimonios, y con la amnistía a los evasores”.

Desde el Frente Renovador, Marco Lavagna, afirmó que el proyecto no modifica los problemas de fondo, aunque enumeró aspectos positivos y negativos. Como punto a favor destacó el impuesto a la Renta Financiera, pero en cambio cuestionó que se rebajen aportes patronales “sin tener en consideración el efecto que puede tener sobre el sistema previsional”.