Luego de 13 horas de debate, Cambiemos logró a la medianoche en la última sesión del año en la Cámara de Diputados aprobar y girar al Senado el proyecto de Presupuesto 2018 con 165 votos afirmativos, 64 negativos y una abstención.

Para alcanzar ese score, el oficialismo logró sumar los votos de los diputados del interbloque Argentina Federal, del Frente Renovador y del bloque Evolución Radical que lidera Martín Lousteau.

Por el contrario, el Frente para la Victoria-PJ, el Movimiento Evita y el Frente de Izquierda ratificaron su voto negativo y hablaron de un "presupuesto de ajuste y endeudamiento".

El presupuesto incluye 2,9 billones de pesos en gastos y 2,225 billones en ingresos, por lo que plantea un déficit fiscal de más de 678 mil millones de pesos. Prevé, además, un crecimiento neto del endeudamiento del orden de los 896 mil millones de pesos. Según el Gobierno, la economía crecerá en 2018 un 3,5% y una inflación del 15,7%, pese a que viene incumpliendo la meta tanto en 2016 como 2017. El dólar promediará 19,3 pesos.

En el marco de un fin de año tenso por la resistencia que despertó en un sector de la sociedad el tratamiento exprés de reformas económicas exigidas por el Gobierno (especialmente la previsional), Cambiemos afrontaba en esta sesión la última asignatura del año, con el Presupuesto como foco central.

El temario de la sesión también incluía el tratamiento de la prórroga del impuesto al Cheque, la ley de Consenso Fiscal, y la de Responsabilidad Fiscal y Buenas Prácticas de Gobierno.

El cierre del debate estuvo a cargo del jefe del interbloque de Cambiemos, Mario Negri, quien destacó el Presupuesto pero advirtió que para achicar un punto el déficit fiscal va a haber que "correr la coneja porque el gasto fijo es muy fuerte".

Previamente, el jefe del bloque del FpV-PJ, Agustín Rossi, asimiló el presupuesto presentado por el oficialismo como una "fotografía de una política económica que está dañando al conjunto de los argentinos" y que está conduciendo a un "callejón sin salida".

El diputado del Frente para la Victoria-PJ Axel Kicillof fue muy duro respecto del nivel de endeudamiento fijado en el Presupuesto, en el que los servicios de deuda aparecen como el principal gasto de la administración central.

Luego de denunciar que los intereses de la deuda pública crecieron un 72 por ciento, y que el año que viene el Estado nacional desembolsará 406.000 millones de pesos en ese concepto ("cuatro veces de lo que le sacan a los jubilados"), consideró que el Presupuesto 2018 "nace muerto" y expresa el "programa económico neoliberal".

A su turno, Diego Bossio (Bloque Justicialista) afirmó que cree "cada vez menos en el presupuesto como un instrumento de política económica" ya que "las facultades que tiene el Poder Ejecutivo son cada vez mayores".

En esta nota