Se acerca marzo, mes caliente en cuanto a las movilizaciones y el paro nacional que anunció la CGT. Pero también se esperan definiciones sobre cuáles serán las candidaturas para las elecciones legislativas de este año. Con este contexto, Diego Bossio, el diputado nacional por el Bloque Justicialista y ex titular del ANSES durante el kirchnerismo, ya trabaja con Felipe Solá en la ciudad de Buenos Aires y con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, en su ciudad natal, Tandil.

Luego de romper con el Frente para la Victoria el año pasado y crear su propio bloque con 17 diputados, Bossio mantuvo en todo el 2016 un buen diálogo con el espacio de Massa. Esa "muy buena relación", como definen fuentes cercanas a ambos, se expresó en la discusión de temas de agenda legislativa como Ganancias y Presupuesto. La buena sintonía se vio esta semana en la votación del proyecto que modificó la ley de ART (ambos bloques dieron quorum y se abstuvieron de votar), y en criticar los "errores" del Gobierno con la condonación de la deuda al Correo Argentino y la reducción de las jubilaciones.

Por el momento, el vínculo entre Bossio y Massa se expresa "sólo a nivel legislativo", según confiaron desde ambos bloques a El Destape. Pero en la ciudad natal de Bossio ya se observan movimientos que dan a entender que hay una cercanía que se puede expresar en las elecciones legislativas. Esto es así ya que Pablo Bossio, hermano de Diego, es concejal en Tandil y participó de un encuentro del massismo, en Mar del Plata, el pasado domingo. "Estamos en una idea común con Sergio (Massa), que es la necesidad de renovar el peronismo", afirmó Pablo Bossio.

"Hace 15 días, con Diego, fuimos a visitarlo a Pinamar y tuvimos una reunión muy larga, de casi seis horas, charlando de la coyuntura política actual, de lo que le está pasando a los argentinos y reafirmamos la necesidad de renovar el peronismo y nosotros entendemos que Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey expresan eso", lanzó el concejal y ex candidato a intendente en Tandil por el FpV.

Por otro lado, Felipe Solá aun no sabe si competir en Capital Federal o en la provincia de Buenos Aires. La plaza porteña le seduce y lo ve como "un gran desafío, aunque sabe que es un terreno difícil". El ex gobernador bonaerense mantiene reuniones con el armador peronista en la Ciudad Juan Manuel Olmos y con el referente en esta ciudad por el Frente Ronavador, Marco Lavagna.

"Lo que quiere es unir al PJ con el Frente Renovador", confiaron a este medio desde el entorno de Solá. "Massa, según los sondeos, tiene un piso del 15% en Capital Federal y Solá se lo puede subir al 17%", aseguran. Por eso, Solá ve en el bloque de Bossio esa pata peronista que le permita alcanzar este porcentaje para conseguir, al menos, dos diputados nacionales.

Bossio se acerca a Massa tanto en un armado para la provincia de Buenos Aires como en acuerdos en otros distritos como, por ejemplo, Chubut. El mes pasado Massa, Bossio y Urtubey invitaron al gobernador Mario Das Neves a un cónclave que se hizo en la localidad balnearia de Pinamar. Si bien se truncó el encuentro ya que "cuestiones de agenda" imposibilitaron a Das Neves participar de la cena, la intención fue plantear la renovación del Partido Justicialista.

El mes que viene se esperan definiciones más claras de cara a los comicios legislativos ya que Sergio Massa confirmó, en enero, que "a fin de marzo" resolverá si será candidato. ¿Formará un frente electoral con Bossio?

En esta nota