El paleoeconomista Lucas Llach dejó de lado sus preferencias por la vida cavernícola y ahora reivindicó a las máquinas. Lo hizo para saludarlas este 1 de mayo, Día del Trabajador.

Efectivamente, el vicepresidente del Banco Central, conocido por su excéntrico estilo, saludó a los trabajadores en su día "y a las máquinas, que x 2 siglos vienen ayudando a subir salarios y a alivianar el esfuerzo del laburante".

Algunos estudios relacionan la suba de salarios con la mayor productividad y para este último punto el desarrollo tecnológico ha sido fundamental. En el otro lado, se remarca que las máquinas también han destruido empleo.

Embed