El Comité por la Libertad a Milagro Sala manifiesta su profunda preocupación por la detención de Graciela López, integrante de la Red de Organizaciones Sociales y dirigente cercana a líder de la organización Tupac Amaru.

La detención de López fue en su domicilio, ejecutada por el fiscal Alejandro Bossatti bajo la orden del juez Isidoro Cruz. El pasado lunes, la casa de la dirigente había sido allanada violentamente, tras haber denunciado el viernes anterior la situación de persecución política ante una comitiva que viajó especialmente a Jujuy para recopilar las violaciones a los derechos humanos en la provincia.


"No nos sorprende que unas horas después de haber difundido que mantuvimos una reunión productiva con el Ministerio de Justicia de la Nación tomen esta decisión que no hace más que aumentar el nivel de persecución que se vive en el feudo de Morales", dijo Alejandro Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru.

Este hecho demuestra y ratifica lo que denunciamos ante las autoridades nacionales. En la Provincia de Jujuy se ha instalado un Estado policial de persecución política e ideológica a militantes populares. Seguiremos realizando todas las denuncias necesarias en organismos nacionales e internacionales, hasta cese la falta de respeto a las leyes, las democracia y la libertad de las personas.

En esta nota