El represor Marcelo Cinto Courtaux fue capturado en el cruce de las avenidas Santa Fe y Pueyrredón, Capital Federal, tras estar tres años prófugo. Se lo encontró con información sobre el abogado querellante en juicios de lesa humanidad Pablo Llonto.

Cinto Courtaux fue un importante oficial de Inteligencia del Ejército que siguió actuando hasta los últimos años de la dictadura y fue buscado incluso en distintos países hasta que, el sábado pasado, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) lo detuvo en un locutorio.

LEER MÁS: El amenazante audio de un militar preso por crímenes en la dictadura

El represor estaba siendo investigado por los hechos originados desde el Batallón 601, la Jefatura de Inteligencia del Ejército y el Comando de Institutos Militares (Campo de Mayo), acusado de secuestrar, torturar y asesinar a cerca de 100 militantes montoneros que formaron parte de la acción política conocida como la Contraofensiva, entre 1979 y 1980.

Cuando lo capturaron, en la billetera de Cinto Courtaux había un recorte periodístico de Llonto, con su foto y una indicación del lugar de trabajo, la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata. Cuando el fiscal en la indagatoria le consultó sobre ese material, respondió: “Es que quería saber lo que opinan todos”.

En esta nota