Ignacio González, el socio político de Mauricio Macri que le vendió los trenes obsoletos de la Linea B de subtes (y que le costó al gobierno de la Ciudad en 2013 más dinero que adquirir trenes 0km), fue arrestado este jueves en Madrid por una mega causa de corrupción.

LEÉ MÁS: Los subtes de la línea B comprados por la Ciudad todavía no funcionan en su totalidad

La Guardia Civil buscaba en la empresa Obrascón Huarte Lain información que pudiera vincular la adjudicación de contratos públicos del Gobierno regional de Madrid con un presunto desvío de fondos al PP y hacia el expresidente regional Ignacio González, detenido el miércoles y quien este viernes debe declarar ante el juez.

Se trata de la Operación Lezo, una megacausa judicial que investiga su presunto vínculo a una trama de corrupción y financiamiento ilegal de la política, similar al Lava Jato de Brasil.

Los agentes investigan el supuesto pago de una comisión para la adjudicación del contrato para construir un ferrocarril entre dos localidades madrileñas que nunca se realizó.

El vínculo con Mauricio Macri

A González “se le considera el presunto cabecilla de una trama que durante años desvió fondos públicos para su enriquecimiento personal”, asegura el diario El País de España.

Como presidente de la Comunidad de Madrid entre 2012 y 2015, fue clave para la compra, por parte de Mauricio Macri, de los trenes CAF Serie 6000 del Metro de Madrid para el subte porteño.

No solo eso, sino que condujo una ceremonia gagantesca cuando el primer buque zarpó con destino a Buenos Aires a principios de 2014, desde los talleres de Canillejas: “Esta nueva venta es un magnífico ejemplo del interés internacional que despierta Metro de Madrid”, aseguró.

Embed