Un grupo de tres jóvenes fue detenido por la policía en Arrecifes cuando se encontraba pintando un mural en pedido por la aparición con vida de Santiago Maldonado, el joven que se encuentra desaparecido desde el pasado 1 de agosto.

A través de un comunicado, los jovenes explicaron que fueron demorados en la comisaría local por "pintar un mural en la intersección de las avenidas Belgrano y Perón, en la pequeña pared que da al arroyo del pueblo".

En este sentido, los jóvenes detallaron que fueron abordados por personal policial que, en con dos patrulleros presentes en el lugar, le pidieron datos personales y les advirtieron que les labrarían un acta de contravención.

"Finalmente toma conocimiento e intervención el Comisario, quien con un coherente proceder posibilitó que nos fuéramos a nuestras casas", detallaron.

El comunicado de los jóvenes, completo:

Somos Lucía, Matías y Gonzalo, estuvimos demorados en la comisaría de Arrecifes por preguntarnos ¿Dónde está Santiago Maldonado?

Hoy por la tarde, por iniciativa de nuestros compañeros del Frente de Secundarios de nuestra organización, La Cámpora, nos fuimos a pintar un mural en la intersección de las Avenidas Belgrano y Perón, en la pequeña pared/baranda que da al arroyo del pueblo con la leyenda ¿DÓNDE ESTÁ SANTIAGO MALDONADO? Tema que nos ocupa a todos como ciudadanos que amamos la libertad. La cuestión es que una vez que terminamos y ya a punto de irnos, llega un móvil de la policía esgrimiendo que recibieron un llamado de algún vecino diciendo que no podíamos estar pintando en ese lugar. Vale aclarar que es un lugar en el cual en varias oportunidades hemos realizado pintadas, así como también otros grupos juveniles como el Club Leo. Nos piden que nos identifiquemos, ante nuestra re pregunta de ¿Por qué? Nos dicen que de no hacerlo tenemos que ir a la comisaría.

Finalmente damos nuestros datos personales (para esto ya eran 2 los móviles, y en algún momento 3) y nos dicen que tenemos que acompañarlos. Insistimos con el pedido de explicaciones pero terminamos yendo, por nuestra cuenta, a la comisaría local. Una vez allí nos notifican que nos iban a labrar una contravención, nuevamente insistimos con pedir explicaciones. Finalmente toma conocimiento e intervención el Comisario, quien con un coherente proceder posibilitó que nos fuéramos a nuestras casas.Lo que nos preguntamos son muchas cosas. Probablemente sin respuesta. Sabemos que estamos viviendo tiempos de una profunda y cruel división en torno a la desaparición de Santiago y nos duele mucho más ese “vecino” (queremos creer que fue un vecino y no hay nada detrás) que considera un acto ilegal pedir por la aparición con vida de un ser humano, que la policía haciéndonos preguntas. Sabemos también que este intento por cercenar nuestra libertad de expresión es un hecho grave, más teniendo en cuenta la persecución que venimos sufriendo desde la campaña con el robo de un pasacalle con la camioneta del Intendente. La situación fue nefasta por donde se la mire, sea quien sea el responsable. Nos remonta a ya saben que épocas.

Por eso decimos, que nos preguntamos muchas cosas, la más importante es ¿DÓNDE ESTÁ SANTIAGO MALDONADO?