El jury de enjuiciamiento decidió destituir al camarista Eduardo Freiler, por poseer un patrimonio injustificado. El ahora ex magistrado era uno de los jueces que Mauricio Macri quería fuera de ese poder.

Freiler fue uno de los jueces que desestimó, en 2015, la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la ex Presidenta Cristina Kirchner por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA. Además, fue llevado a esta instancia a través de una polémica maniobra que involucró al Poder Judicial y el propio Consejo de la Magistratura.

A través de un fallo, la Justicia removió a Ruperto Godoy como consejero por no ser abogado. Antes de que asumiera su reemplazante, el senador Mario Pais, el Consejo hizo una sesión exprés para mandar a Freiler al juicio político. Sin esa movida, el Gobierno no habría tenido el número suficiente para avanzar.

Freiler está acusado de tener un patrimonio incompatible con su función, además de "notorios actos de corrupción". El jury votó por 6 a 1 su destitución.

Esto ocurre solo unas semanas después de la renuncia de Alejandra Gils Carbó a la Procuración General. La titular del Ministerio Público era acusada de ser funcional al kirchnerismo y en el Gobierno querían sacarla del camino para evitar más investigaciones en contra de funcionarios de la actual administración. En la Casa Rosada veían en eso una campaña en contra.