El presidente de la cooperativa "El Aldabón", Fotius Cunturis, salió a responder la denuncia que inició la diputada aliada del gobierno Elisa Carrió contra ex autoridades del Correo Argentino y miembros de esa organización, entre ellos Ofelia Wilhelm, madre de Cristina Kirchner. La acusación, a partir de un informe de TN, es por presuntas irregularidades que causaron perjuicios al Estado por al menos 61 millones de pesos.

"Entonces estoy tranquilo, muy tranquilo, porque esto no es así como dicen ellos", afirmó y agregó: "Si fuera cierto me la banco, pero estoy re caliente. Tengo todos los contratos guardados". En diálogo con La Vuelta de Zloto, aseguró que "el primer contrato de la cooperativa se hizo con el Grupo Socma", que pertenece a la familia Macri.

"Estoy recibiendo llamados de todos lados solidarizándose conmigo. No tengo nada que ocultar, me gustaría que me llamen a declarar", afirmó.


Carrió presentó la denuncia por presunto manejo irregular de la cooperativa, que integraba la madre de la ex presidenta y que facturó 61 millones entre 2011 y 2015, ante el Juzgado Federal N° 12 a cargo del Juez Sergio Torres y el fiscal Jorge Di Lello. El escrito sostiene que producto del "vínculo entre Cunturis y Ofelia" y "tras la estatización del Correo Argentino, durante el gobierno del yerno de la mencionada Ofelia Wilhelm, se habría celebrado el convenio con la cooperativa".

En cuanto a la relación de la madre de la ex presidenta con la cooperativa, contó: "En una época, ahora no, porque tiene problemas de salud, fue síndico suplente del síndico titular de la cooperativa. Y aparte el Correo había designado una auditoría que me auditaba el trabajo que hacía. Está todo documentado".

Por último, contó que la relación de la cooperativa con el Correo Argentino se quebró hace dos años. "Le remití una carta documento al Correo diciéndole que no voy a repartir más ante la falta de pago. A mí me debe el Correo trabajos que realicé desde noviembre de 2013 hasta el 2014 que fue la última tarea que hicimos, porque yo mandé una carta que si no me pagaban no repartía más la gente".

En esta nota