Desde que el Mauricio Macri asumió la Presidencia, se incrementó la desigualdad en el país a niveles de 2010. El dato surge de un reporte del Centro de Estudios de la Ciudad (CEC) de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

Durante los gobiernos kirchneristas, de 2003 a 2015, el índice de Gini descendió de 0,53 a 0,41. El coeficiente mide cómo se distribuyen los recursos económicos en una sociedad. El índice va de 0 a 1, donde 0 indica la igualdad perfecta, mientras que 1 señala la inequidad absoluta.

El informe publicado en Página 12 muestra esta tendencia se revirtió en el segundo trimestre de 2016 y sufrió un nuevo aumento en el tercer trimestre de ese mismo año, hasta llegar al 0,44. En el cuarto trimestre logró una leve reducción, hasta 0,43. Sin embargo, esto dejó a la Argentina en los niveles de desigualdad de 2010.

LEER MÁS: Gobierno justifica endeudamiento: "El bono a 100 años permite el ingreso a un selecto grupo"

El informe observó también cómo evolucionó la brecha entre los ingresos del 10% más rico de la población y el 10% más pobre. Para medirlo, tomaron en cuenta el Ingreso por Adulto Equivalente (IPAE), que otorga distinta importancia a los integrantes del hogar según su género y edad, y permite valorar de manera más real los ingresos de un grupo en su capacidad de satisfacer necesidades

En el tercer trimestre de 2003, el ingreso medio del decil más pudiente fue casi 15 veces mayor al pobre. En 2015 esta brecha se redujo a menos de la mitad (7 veces).

No obstante, en el segundo trimestre de 2016, la diferencia creció 8 veces y los niveles de mayor equidad se perdieron. De este modo, en 2016 se retrocedió a los números de 2012.

En esta nota