El Gobierno nacional salió a retrucar al triunvirato de la CGT y les advirtió que "el cambio es irreversible". Ante las crecientes críticas al modelo económico macrista, los principales funcionarios salieron a marcar postura, dijeron que el paro "no es necesario" y volvieron a agitar la idea de un supuesto plan desestabilizador.

En una conferencia de prensa para presentar el plan automotriz "1 millón", el jefe de Gabinete Marcos Peña advirtió esta mañana que "no es necesario" que la CGT convoque a un paro nacional, sostuvo que una medida de fuerza de ese tipo no "va a mejorar la realidad de los trabajadores" y apuntó contra sectores que "necesitan que fracase el cambio".

Acompañado por los ministros de Producción, Francisco Cabrera, y Trabajo, Jorge Triaca, Peña pretendió marcarle la cancha al sindicalismo y a los críticos en general y aseguró que "el cambio es irreversible".

"Se avanzó en más temas concretos con los sindicatos en estos quince meses que en el gobierno kirchnerista donde solo se los convocaba para aplaudir en los actos", agregó.

"El paro no es necesario ni va a mejorar la realidad de los trabajadores al día siguiente" aseveró para expresar su rechazo a lo que parece que finalmente será la primera medida de fuerza de la CGT contra Cambiemos. El jefe de ministros apuntó contra sectores que, según dijo, "necesitan que fracase el cambio, empezando por la expresidenta (Cristina) Kirchner, porque necesita discutir otras cosas en otros lugares". "El camino del cambio no tiene retorno, va para adelante porque los argentinos son los que lo decidieron", subrayó.

conferencia de prensa de peña cabrera triaca